¡Bienvenido al mundo real! Al mundo que crea una mujer mientras está jugando el Barça.



Aprovéchate de este ratito y cuenta una historia,imagina una historia o vive una historia.¡Todo vale aquí!



Sincérate con esta maquinita y escribe, escribe mucho. ¡Relájate! ¡Ah! Cruza los dedos y reza bajito, para ganarle mientras escribes, a tu eterno rival.



¡Me encanta esta humedad que avisa de lluvia de sueños y amenaza con despertarme!

¡Me encanta esta humedad que avisa de lluvia de sueños y amenaza con despertarme!
¡Me encanta esta humedad que avisa de lluvia de sueños y amenaza con despertarme!

domingo, 13 de julio de 2014

Y tú qué llevas?


   ¿Y tú, qué llevas por dentro cuando estás desnuda de verdad?
Otra vez estoy aquí, descubriéndome ante el espejo después de 42 años vividos y a unas horas de celebrar esos añorados 43! Veintisiete años de vida y 16 de experiencia.
El tiempo ha pasado casi sin darme cuenta, procediendo como un cobarde, sigiloso, escurridizo… Y hoy me asombro al ver cuántos cambios en tan poquísimo recorrido.
Haciendo una parada frente a este cristal, intento despojarme  de atavíos e inseguridades y observo una mujercita madura de la que me estoy enamorando.
Empezando por arriba, descubrí ocho canas nuevas ¡al vuelo! Ha cambiado la textura de mi cabellera,… es como si se rebelara al paso del tiempo.  El lunar de mi ceja ha crecido más de la cuenta y para analizarlo, tuve que colocarme los espejuelos de ver “Bien”.  ¡Me fascina la inteligencia de la naturaleza! La presbicia me apareció justo cuando sólo necesito ver con exactitud los detalles pequeños de las cosas más importantes. Hay cierta flacidez en mis carnes, incluida la cara que ya tiene papada. Los pómulos y los párpados de los ojos piden a gritos los potingues faciales a los que todavía no me he rendido., porque me quitan ese tiempo valioso de después de una buena ducha. ¡Me siento horrorosa al imaginar que terminaré acostumbrándome a esos rituales femeninos! He movido todos los músculos faciales y a la de tres, me regalé una sonrisa.
Mis codos han llamado mucho mi atención, es una zona del cuerpo que apenas acabo de descubrir. Ja,ja! ¡Son realmente feos!¡ ¿Y qué decir de las manos? ¿ Habrá que repararlas con algo de baba de caracol? ¡Son las auténticas manos de una mujer de mi edad! Lo acabo de descubrir, con mis espejuelos de ver bien. Súbitamente me ha salido un acné en la zona del cuello, esta zona se ha vuelto muy susceptible a los cambios climáticos y a cualquier crema que proteja de rayos UVA. Mi cuello es muy, yo!
Los pechos no me han cambiado mucho, es cierta ventaja para no tener que  exponerse a la cirugía estética. ¡Vamos a quedarnos con lo positivo! Ja,ja! No me fijaré ni en el color, ni en esas verruguitas que delatan dos partos, ni en su tamaño…(para ello, me quitaré los espejuelos de ver bien)
Hay cierta  deformación en mi ombligo, a pesar de seguir  llevando la misma talla de siempre, ahora los  vaqueros suelen ir a la cadera y para estar a la altura de la modernidad, ese entallaje lo pone al descubierto. ¡Me he puesto los espejuelos de nuevo! ¡Me desnudo de vaqueros! ¡Estoy fabulosa! Tengo un hoyuelito en mi nalga derecha. Me acerco más para empujarlo con el índice forzando el agujero.,y me regalo otra sonrisa! Ja,ja!
¡El tiempo ha pasado como un cobarde! Sigiloso, escurridizo… y ha dejado su huella.
 He hecho una sentadilla y me he estirado. He perdido flexibilidad en mi cuerpo, pero la he ganado en mi mente., (eso me he dicho para no arruinarme el momento Tai), pero hay cosas que no han cambiado; sigo tranqueándome los dedos de las manos y me sigue molestando el pelo suelto mientras escribo. ¡Hay cosas que se han perennizado en mí! Me acerco los dedos de los pies hasta la nariz y visualizo cada poro. Me han salido unos pelitos feos en los pulgares y las uñas están más frágiles que de costumbre. Indiscutiblemente, aquí descubro mi vejez!
He envejecido mucho, pero hoy he hecho un bonito ejercicio de reflexión ante el espejo. ¿Qué llevo por dentro cuando estoy desnuda de verdad?
Puedo ser o no bonita;gustar, o no, mucho, pero me arriesgo a decir que me siento muy querida; y eso me importa más. Más incluso, que el millón de dólares de ayer. Ja,ja! Cuando me río delante del espejo le venzo la batalla a las arrugas, a los problemas y al tiempo.  ¡Envejecer sonriendo, es la actitud!  Al final ,el tiempo es un cobarde…se va sigiloso, escurridizo! Mientras; tú vives otros 43!!


2 comentarios:

  1. FELICIDADES! :) NO DIGO MAS TODO LO DEMAS LO ESCRIBES TU.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Huguito. Te he perdido el rastro. Siria? No, porfis! Cuídate. Beso grande.

      Eliminar

Está usted en territorio libre.Siéntase con la libertad de comentar lo que quiera y de la forma que quiera, (siempre y cuando no sea de fútbol).